Un Tierra sin Fronteras

El pasado 18 de diciembre, día de las personas migrantes, La Hoja Blanca intervino en las calles de Granada en colaboración con la REDGRA (Red para la Acogida y el Refugio de las personas migrantes) con la acción “Una Tierra sin Fronteras”, con el fin de visibilizar la existencia de fronteras injustas, levantadas contra la vida.

La acción se preparó en tres tiempos. Ser realizó primero un encuentro con un grupo de orígenes y perfiles diversos, luego una fase de creación y, por fin ensayos y recogida de audios de personas migrantes y no migrantes sobre lo que les genera la palabra la frontera.


La primera etapa consistió en compartir varias experiencias artivistas existentes, conocernos y expresar lo que nos provocan las fronteras. Fue también el momento de definir conjuntamente el para que de nuestra acción y de poner en común los elementos que, entre todxs, veíamos fundamentales representar en la plaza. Luego pasamos a ensayar una propuesta elaborada por un grupo motor, que se fue adaptando según los deseos, necesidades, tiempos y posibilidades del grupo de participantes. A la vez, se fueron recogiendo una cantidad de audios expresando sentires y opiniones sobre el concepto de frontera, principalmente por parte de personas atravesadas por ella.


Ocupar el espacio público

Queríamos recordar, en el espacio público, entonces ocupado por negocios navideños, que detrás de las fronteras, existe una multitud de vidas soñadas, detenidas, suspendidas, abandonadas. Queremos recordar que detrás de las fronteras, existen muchas vidas desamparadas, aniquiladas, asesinadas, y poner el foco en la necesidad de romper todas las vallas, físicas y otras, que causan dolor, pérdidas y muertes.


En la plaza pública, dimos visibilidad a cuerpos caminantes, a cuerpos migrantes, muchas veces invisibilizados literal y simbólicamente. Dimos visibilidad a cuerpos migrados, o bien ignorados o bien expuestos para generar inseguridad y miedo. Dimos visibilidad a cuerpos frenados, perseguidos y envueltos por vallas que les impiden seguir el curso de sus propias vidas. Dimos visibilidad a cuerpos sentados, esperando que Europa les abra la puerta, que Europa entienda, que Europa reaccione. Mientras la espera, suenan voces indignadas. Al rato, sueñan voces, a ritmo de alicates, tenazas y tijeras:


La frontera-tera

Me altera-tera

La frontera-tera

Te altera-tera

Por mi vida-vida

Por tu vida-vida


Quita quita

La frontera-tera

Quita quita

La frontera-tera


Por mi vida-vida

Por tu vida-vida

Una tierra tierra

Sin frontera-tera(s)

Una tierra tierra

Sin frontera-tera(s)


Soñar en las calles, actuando el deseo colectivo

El momento final de la intervención propone al público, previamente invitado a traer sus tijeras y alicates, “cortar la frontera” rompiendo la valla que separa ambos mundos, el de lxs que esperan pasar y el de lxs que compran sus regalos navideños. Consciente de que la dualidad siempre simplifica una realidad bastante más compleja, me parece primordial resaltar la existencia de un lugar más privilegiado que otro, desde el cual la reivindicación, la acción y la solidaridad son sin duda más accesibles.


Destruir la valla, romper la frontera entre las personas que no migran y las que sí, entre el privilegio y la opresión, entre quienes tienen recursos y quienes no, es un acto simbólico para quien observa tanto como para quien participa del acto. Somos seres simbólicos. Aprendemos a través del juego, de la observación, de la reproducción de modelos y actos cargados de significado.

Romper la valla en el espacio público, juntxs, es mucho más que una representación teatral: tiene que ver con ofrecer espacios simbólicos y rituales en los que transformar relatos y crear nuevas historias. Tiene que ver con soñar la realidad que queremos, y actuarla, juntxs.





Con, por y para lxs oprimidxs

A lo largo de mi experiencia como facilitadora de espacios teatrales artivistas con grupos y personas muy diversas, las temáticas en torno a las migraciones, fronteras y refugio han sido recurrentes. ¿Y cómo no? Claro está, los muros, las vallas y las fronteras se erigen cada día con mayor fuerza en cada rincón del mundo, separando, discriminando, impidiendo la vida, hasta matar.


Sería desolador que personas que acuden a formaciones, talleres, colectivos y otros encuentros artivistas no pongan sobre la mesa temáticas tan urgentes y necesarias, y no muestren un vivo interés para transformar las opresiones vividas por las personas que, por una razón u otra, desean o han tenido que dejar su tierra de origen.


La cuestión es ¿desde dónde reivindicamos y creamos acciones de denuncia, sensibilización y movilización para permitir a quien migra (o ha de migrar) tener una vida digna, con los derechos, oportunidades y placeres que, solo por nacer, le corresponde?


Desde el 2002 -momento en el que compartí cuatro meses de mi vida personal y profesional (en estos ámbitos no pueden ir sino a la par) con personas demandantes de asilo político en un Centro de Acogida Temporal de Málaga- hasta hoy, he tenido la suerte de escuchar, observar y conocer a muchos seres más o menos afectados, más o menos (des)arraigados, más o menos resilientes, más o menos castigados u oprimidos por todo lo que supone atravesar una frontera. Digo "suerte" porque hablo desde mi perspectiva, desde los aprendizajes que he ido adquiriendo relacionándome con tanta diversidad y tantas perspectivas, a veces muy cercanas y otras veces muy alejadas a la mía. También podría decir cabreo, tristeza, impotencia, frustración, culpa. O bien alegría, valentía, fuerza, complicidad, solidaridad, una serie de emociones experimentadas al ser testiga de los relatos y experiencias vitales compartidas por esas personas, esas miradas, esos cuerpos, esas voces y corazones migrantes.



Es mi perspectiva de sus opresiones. ¿Cuál es la suya? ¿Cómo viven ellxs las fronteras, la lejanía, los abusos policiales y otros varios, la persecución, la guerra, la pobreza, el rechazo, el desarraigo? ¿Qué necesitan ellxs? ¿Qué quieren revindicar? ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Qué pueden necesitar de mí? ¿Qué pueden esperar de nosotrxs, lxs que ocupamos lugares de privilegio?

Desde que empecé a moverme en el área del cambio social y del teatro artivista, demasiadas veces, he podido observar cómo nos juntamos europexs, mayoritariamente blancxs y universitarixs, con cierto poder adquisitivo, rango y privilegio, para debatir, organizar y desarrollar acciones activistas sobre migraciones y fronteras.


Y siempre me pregunto si de esa manera, decidiendo lo que hay que revindicar, para qué y cómo hacerlo, seguimos ocupando el poder, lo usamos en pro del bien común o reproducimos jerarquías y separaciones que ya no sirven y que, además, no queremos repetir. Nos juntamos en espacios poco diversos, donde las perspectivas son nuestras, pensado por el otro, sin el otro. Tal vez así, no dejamos de ser “lxs que saben”, los que están por encima, los que controlan. Tal vez esa primera frontera es la que hemos de romper.


Después de 20 años de vida y trabajo, por un lado, con personas migrantes, y por otro con colectivos activistas y grupos de formación en Teatro de las Oprimidas (esferas que demasiadas pocas veces se encuentran entremezcladas), me parece urgente que nos juntemos con, por y para las personas migradas. Ya toca sentarnos y levantarnos con ellxs, uniendo fuerza para transformar el racismo estructural existente, aquí y por todas partes.


Tal vez la verdadera transformación y el auténtico artivismo -el auténtico arte de ser activista- residen en este mismo lugar de encuentro y solidaridad. Desde donde quiero actuar contigo, por ti y para ti. Quiero actuar conmigo, por mí y para mí. No por ti y para ti, pero sin ti.


No tiene sentido querer derrumbar fronteras sosteniendo esta separación. No tiene sentido derrumbar fronteras externas, manteniendo fronteras internas. No tiene sentido derrumbar fronteras explícitas sin derrumbar fronteras implícitas. Dejemos de hablar de derechos de la infancia sin la infancia, de derechos de la vejez sin la vejez, de derechos de lxs migrantes sin lxs migrantes.







¡Muy interesante!
Últimas noticias