La Bioenergética.

El Análisis Bioenergético es una terapia que integra 

al cuerpo en el proceso analítico y de transformación personal: el cuerpo

es la persona. Cualquier problema psicosocial que tenga una persona se manifiesta

en su expresión corporal. La lectura de la forma y motilidad del cuerpo da información

respecto a la historia vital del sujeto. Es más, el cuerpo contiene un registro tanto de la experiencia vivida por la persona, como de la historia evolutiva de su especie. [Lowen] En bioenergética como en TCI, consideramos que el cuerpo y la mente no pueden ser separados y que la experiencia vital afecta a ambos a la vez. Los procesos mentales afectan el funcionamiento corporal mientras que los procesos corporales influencian y determinan los pensamientos e imágenes. [Lowen] El concepto energético es central aquí: existe una energía biológica que potencia todas las funciones vitales. Tomar en cuenta los flujos y bloqueos energéticos en una persona es fundamental para comprender su personalidad. La estructura neurótica del carácter se refleja en una restricción en el flujo natural de energía a través del cuerpo. La bioenergética recoge una serie de ejercicios físicos para aumentar la capacidad respiratoria y desbloquear tensiones musculares y emocionales, espejos de inhibiciones de sentimientos e impulsos. Cuando se respira más profundamente la energía aumenta; más energía, más movimiento o una mayor motilidad

conducen a más sentimientos, pensamientos y acciones [Lowen]. 

La terapia transpersonal es una herramienta para promover la evolución de la conciencia. Busca trascender el ego (o lo que creo que soy; una construcción inicialmente  imprescindible para permitir al/a la niño/a crear una identidad adulta y adaptarse a la realidad externa, que posteriormente se puede convertir en la raíz de muchos problemas, apegos, temores, prejuicios, etc. Lo interesante del enfoque transpersonal reside en ir más allá de una lógica del individuo que ya no aparece como centro, sino que se integra en una visión más sistémico-ecológica de la realidad. La persona es un elemento más entre el resto de los seres y del universo.   

La meditación y atención plena.

Usamos prácticas meditativas, visualizaciones y otros ejercicios de atención plena para desarrollar la conciencia y capacidad de observación de cada uno/a. Además de fomentar la concentración, estas prácticas permiten una toma de conciencia fundamental para trabajar los temas que solemos tratar. Por otro lado, con muchos grupos y personas, la relajación, el parar, sentir y observarse en el aquí y ahora es una cuestión de salud personal y colectiva innegable.

La Terapia Corporal Integrativa.

La TCI es un sistema de auto-

conocimiento y transformación vivencial. Concibe al ser

humano como una unidad en la que se integran

 sus diferentes centros funcionales: intelectual, emocional

e instintivo. Toma en cuenta lo corporal y lo energético en

el proceso de cambio y desarrollo personal.

Mezcla varias técnicas como el análisis y lectura

corporal, masaje, técnicas respiratorias,

meditación y atención plena, música,

teatro, danza, bioenergética, expresión y consciencia

corporal,. Se inspira de los trabajos de W. Reich y

A. Lowen, de la Gestalt, de la psicología humanista así como de la filosofía de Gurdjieff y de la visión oriental para actuar sobre lo cognitivo, emocional, corporal y energético.

(Antonio Pacheco -Marilo León-María Andrades)

Corporal
Terapia
Stéphanie
Mouton
Integrativa

La Hoja Blanca - Teatro Social

Presentación *
Hacemos